content top

Alimentos dulces

Su generalidad, defectos y beneficio; cómo se puede racionar y combinar para aquirir una vida en constante mejoría.

Conozcamos a los alimentos catalogados o clasificados como dulces, su efecto en nuestro cuerpo y las recomendaciones necesarias para poder asimilarlos mejor, su amplia variedad no hará ver mejor y tener una nueva perspectiva acerca de estos comestibles, los productos que proporcionan el sabor dulce son ricos en carbohidratos, proteínas y grasas.

Los granos, los cereales, los panes, las pastas, las nueces, la leche, los lácteos, el pescado, las aves, la carne roja y los aceites se clasifican como alimentos dulces. Entre las frutas dulces están el banano, la cereza, la papaya, el mango, el durazno, la pera y las uvas pasas. Entre las verduras dulces que contienen principalmente carbohidratos complejos se cuentan las alcachofas, los espárragos, la zanahoria, el coliflor, el abelmosco, el zapallo y la batata. Todos los alimentos de origen animal se consideran dulces.

Si usted examina su carro del mercado en la caja registradora, reconocerá que consume mayor cantidad de alimentos de esta categoría de sabor que de ninguna otra. Puesto que la categoría dulce abarca una amplia gama de sustancias comestibles, desde los dulces hasta la quinua, es importante consumir alimentos dulces nutritivos y balanceadores. Esto implica, en términos generales, lo siguiente:

  • Prefiera los alimentos ricos en carbohidratos complejos, en particular los granos, los cereales, los panes, los arroces y las pastas integrales. Trate de consumir ocho porciones en el día. Un trozo de pan de centeno tostado, media taza de pasta, una tortilla de trigo integral, medio pan tipo “bagel”, media taza de arroz y una patata pequeña son ejemplos de porciones de un carbohidrato complejo.
  • Consuma por lo menos entre tres y cinco porciones de fruta fresca todos los días. Un durazno, una pera, un banano, media taza de cerezas y medio melón cantaloupe son ejemplos de porciones de fruta.
  • Ingiera por lo menos cinco porciones de verduras todos los días. Media taza de la mayoría de las verduras cocidas y una taza de la mayoría de las verduras de hojas verdes representan una porción. Elija entre una variedad amplia de verduras verdes y amarillas.
  • Elija más fuentes de proteína vegetal como fríjoles, leguminosas, nueces y semillas. Aunque las nueces tienen un contenido alto de grasa, ésta es principalmente poli insaturada o mono insaturada, la cual es mejor para usted. Las nueces contienen muchos agentes fito químicos benéficos y se ha demostrado que reducen los niveles de colesterol.
  • Prefiera la leche y los lácteos descremados o bajos en grasa.
  • Si consume carne, reduzca al mínimo la carne roja, reemplazándola por pescado de agua fría y aves magras. Hay una gran polémica en la actualidad acerca del equilibrio ideal de carbohidratos, proteínas y grasas. Los defensores de las dietas muy bajas en grasa se remiten a estudios que demuestran que se puede revertir la enfermedad coronaria y prevenir el cáncer reduciendo la ingesta de grasas saturadas. Los defensores de una dieta baja en carbohidratos sostienen que hay una abundancia sin precedentes de azúcares en la dieta occidental moderna, lo que ha elevado de manera anormal los niveles de insulina, contribuyendo a la obesidad y la diabetes. Si bien la premisa básica de estas dos tesis extremas es válida, nosotros opinamos que la dieta balanceada más sana es una que ofrezca la mayor probabilidad de producir un peso corporal ideal y que pueda seguirse durante toda la vida. Teniendo esto en mente, nuestra recomendación es consumir una buena mezcla de carbohidratos, proteínas y grasas. Aunque no es necesario contar calorías para el programa encaminado a revertir la edad, si usted sigue nuestras recomendaciones tendrá una dieta constituida por un 60 a 68 por ciento de carbohidratos, un 15 a 20 por ciento de proteínas y un 20 a 25 por ciento de grasas. Prefiera los carbohidratos complejos, las fuentes vegetales y marinas de proteína y la grasa del pescado y la de origen vegetal. Utilice para cocinar aceites mono insaturados como el de oliva, o poli insaturados como el de canola, cártamo o girasol. Una pequeña cantidad de mantequilla clarificada (menos de una cucharadita al día) agrega sabor y una dosis aceptable de colesterol. Además de reducir su ingesta de grasas saturadas, este plan lo lleva a incrementar de manera natural el consumo de alimentos ricos en fibra que le ayudarán a normalizar la eliminación, a reducir los niveles de colesterol y a disminuir el riesgo de cáncer de las vías digestivas.
0
Liked it
Etiquetas: , , ,
votar


Leave a Reply