content top

Jardín del Edén

Es la historia de la raza humana, de donde todos venimos, nuestro principio.

Esta fue la ubicación inicial de la primera pareja humana, como nos pasa Génesis 2:15 que nos dice: “Y Jehová Dios procedió a tomar al hombre y a establecerlo en el jardín de Edén para que lo cultivara y lo cuidara”. El nombre de este primer hombre fue Adán y en las Escrituras muestra que Dios ha hecho él del polvo del suelo. Después con el tiempo, Dios percibió que esté Adán estaba se sintiendo solo, delante de esto, Dios hace que Adán caiga en un sueño profundo, cuando adormecido de su costilla Dios forma la mujer.

El Jardín del Edén era un paraíso en la Tierra con varios tipos de árboles, plantas y animales. La primer tarea que Dios da para Adán, es da nombre para todos estés animales. Para la alimentación tenía todos los árboles fructíferos y además el árbol de la vida mientras que había un árbol, la del conocimiento del que es bueno y del que es malo, que Dios había dicho que no debía comer de ella. Para continuar viviendo en esté paraíso, con una vida saludable, lejos de enfermedades, este casal humano debía obedecer apenas esta ley divina, pues Dios había dicho: “En el día que comer de este fruto pereceréis”.

Pero algo salió fuera del esperado, Adán y Eva se rebela contra Dios, su creador. Todo empezó así, cierto día cuando Eva caminaba por el jardín una culebra habla con ella: “¿Es realmente el caso que Dios ha dicho que ustedes no deben comer de todo árbol del jardín?” Ante esto, la mujer dijo a la serpiente: “Del fruto de los árboles del jardín podemos comer. Pero en cuanto a [comer] del fruto del árbol que está en medio del jardín, Dios ha dicho: “No deben comer de él, no, no deben tocarlo para que no mueran””. Ante esto, la serpiente dijo a la mujer: “Positivamente no morirán. Porque Dios sabe que en el mismo día que coman de él tendrán que abrírseles los ojos y tendrán que ser como Dios, conociendo lo bueno y lo malo”. Por consiguiente, la mujer vio que el árbol era bueno para alimento, y que a los ojos era algo que anhelar, sí, el árbol era deseable para contemplarlo. De modo que empezó a tomar de su fruto y a comerlo. Después dio de este también a su esposo cuando [él estuvo] con ella, y él empezó a comerlo. (Génesis 3:1-6 Traducción del Nuevo Mundo).

1
Liked it
Etiquetas: , , , , ,
votar


Leave a Reply