content top

La Bajada 71

En febrero de 1970 se produjo el peor accidente ferroviario de la Argentina. A partir de él se produjeron innumerables fenómenos paranormales inexplicables. Este relato se basa en uno de ellos.

Benavídez, 1° de Febrero de 1970

20:27 horas.

El convoy ferroviario “Estrella del Norte” 1016 procedente de Tucumán avanzaba a máxima velocidad en dirección a la ciudad de Buenos Aires, acababa de pasar la estación de Benavídez con luz verde sin sospechar sus conductores que se dirigían a la tragedia…

No imaginaban que la formación local 3832 se hallaba detenida frente a la torre eléctrica 71, conocida como la Bajada 71,  por un desperfecto mecánico.

Con el pasaje completo, llevaba detenido mas de 40 minutos mientras el motorman y el mecánico trataban de reparar el inconveniente.

Lucio Filippi se asomó por la ventanilla para fumar el último cigarrillo, estaba hastiado del olor a sudor en el interior del vagón, hacía calor y las estrellas brillaban limpias en el cielo, miró hacia la ciudad para ver el resplandor de las luces del centro… hacia la parte trasera del tren solo se veía oscuridad.

De pronto creyó oír el ruido de una locomotora a toda marcha, lo curioso era que el sonido venía desde atrás del tren y no desde el frente, era como si se acercara por la misma vía… esforzó la vista y de pronto se horrorizó. Desembocando de una curva las luces de un tren se acercaban a toda velocidad…

Gritó con todas sus fuerzas a los pasajeros que compartían con él el vagón, pero pocos entendieron el gesto desesperado, sin perder un segundo se arrojó por la ventana y luego del golpe contra las piedras del terraplén corrió hacia el zanjón de la derecha mientras otros tres pasajeros saltaban también del tren…

20:29 horas

Los pocos habitantes rurales de la zona oyeron una explosión fenomenal y gritos desgarradores poco después… 

La tragedia estaba consumada.

Aquel choque de trenes fue la catástrofe mas grande de su tipo en la Argentina y cobró 236 vidas, la mayoría de los cuerpos no pudieron ser recuperados debido a los enormes destrozos producidos, por lo que tres días después del accidente se decidió incinerar los restos en el mismo lugar… muchos nunca fueron identificados.

Lucio jamás pudo borrar de su mente y de su alma los horrores que vivió esa noche, tampoco podía limpiar de su cuerpo la sangre que lo cubrió cuando ayudaba a rescatar a los heridos, a los mutilados… ni podía dejar de oír los gritos de dolor y el tremendo silencio que reinaba en las personas que iban llegando al lugar, horrorizadas frente a lo que veían…

Ciudad de Buenos Aires, hoy:

Germán estaba exultante, decidió gastar los últimos pesos que le quedaban en la caja de ahorros para festejar la noticia, bajaba los escalones de dos en dos, ya que la alegría incontenible que sentía por haber conseguido trabajo en la empresa de seguridad le impedía esperar el ascensor, tenía la necesidad de correr, de moverse, sonriendo todo el tiempo y con ansiedad de contarle todo a Andrea, de demostrarle, por fin, que él también servía para algo.

61
Liked it
Etiquetas: , , , , , , ,
votar


4 Responses to “La Bajada 71”

  1. Monike dice:

    Fantástico, me atrapó el relato, y recuerdo aquel accidente,; recuerdo que mi madre guardó mucho tiempo fotografías que saliron el los diarios. Sería interesanre rescatar alguna.
    …nunca logro dilucidar el límite entre lo real y tu imaginación, de todos modos muy bueno!

  2. clark2591 dice:

    es una historia muy atrapante y quieres llegar al final….no entiendo por que se llevaron al tecnico el no tuvo nada que ver con la muerte de esto……….o capaz que si

  3. MARGA dice:

    aca las fotos si me gustaron.

  4. It’s really a nice and useful piece of information. I am glad that you shared this helpful info with us. Please keep us up to date like this. Thanks for sharing.

Leave a Reply