content top

La contaminación tóxica, un problema que nos está alcanzando

El llamado efecto invernadero, que es el responsable de muchos de los cambios que se han generado en los últimos cien años, resulta de un simple efecto térmico.

Desde la revolución industrial, el aumento de los gases atmosféricos ha propiciado el deterioro del clima.

El llamado efecto invernadero, que  es el responsable de muchos de los cambios que se han generado en los últimos cien años, resulta de un simple efecto térmico: Los rayos del sol que entran a nuestro planeta, son retenidos gracias a la capa de contaminantes que están en la atmósfera que cubre nuestro mundo, y el resto que debería salir hacia el espacio exterior, se queda atrapado, aumentándose el calor y produciendo un efecto similar al de los invernaderos, donde se busca mantener un calor relativo para estabilizar a las plantas que se están produciendo. 

En el caso de nuestro planeta, como el efecto no es natural si no resultante del exceso de contaminantes, el calor generado por este efecto hace que el daño es irreversible y solamente una reducción importante en la emisión de los gases, podría aminorar el exceso de calor que se puede incrementar hasta en diez grados en los próximos cincuenta años, de acuerdo al Doctor Mario Molina.

El origen de estos contaminantes, está muy relacionado con lo siguiente: En las capas altas de la atmósfera, la concentración de los clorofluoroscarbones, conocidos como CFC, ha fracturado el delicado equilibrio de la capa de ozono, cinturón de protección que nos aislaba de los rayos más nocivos de nuestro sol, produciendo un aumento en el último tercio del siglo XX de los cánceres de piel hasta en un 83 %, por lo cual se le recomendó a los bañistas que redujeran su tiempo de exposición en las playas por el riesgo de contraer enfermedades de la piel.

Ahora, el iceberg Radsmussen, en el polo sur y que hasta hace poco era símbolo de la estabilidad climática, se ha resquebrajado y los efectos pueden ser la elevación de los niveles del agua de mar, la alteración de los ciclos estacionales, la desaparición de especies animales y vegetales a un ritmo acelerado debido al deterioro de su hábitat.

El uso de aerosoles como impulsores de los sprays para pelo o desodorantes, consumen cantidades importantes del oxígeno respirable.

La advertencia de Mario Molina, Premio Nóbel de Química, de la proximidad de un desastre de proporciones inimaginables en los próximos cien años por el uso de los CFC llevó a los países del orbe a firmar el Protocolo de Kyoto que no fue signado por EUA, buscaba resolver estos agravantes y mejorar el aire respirable fragmentado por el uso excesivo de los gases de invernadero, y la destrucción de las fuentes de oxígeno (árboles en bosques como la selva amazona, y el fitoplancton que apoya con un 40 por ciento al aire del planeta).

De allí, la necesidad de fortalecer las políticas ambientales para evitar el aumento de este problema.

Chile y Argentina ya están recibiendo de forma directa los rayos gamma, y ultravioletas debido a una rasgadura ya presente en la capa de ozono lo que ha obligado a pensar en medidas más radicales.

Greenpeace realiza esfuerzos para frenar esta destrucción y una de las medidas, fue detener la tala de los bosques de las regiones europeas de Noruega que la papelera Kimberly Clark pretendía efectuar y fue frenada en seco por la acción de los cibernautas de Greenpeace.

Amén de este calentamiento global, las acciones destructivas de los balleneros japoneses por matar a los tiburones con tal de conseguir las aletas de tiburón, ha disminuido la población de estos animales, como así también el salvajismo de los canadienses al asesinar más de 270 mil focas de manera espantosa, son formas humanas que afectan el entorno de nuestro mundo. 

Es el momento de detener este proceso con una toma de conciencia que evite el desastre, reduciendo al máximo los gases, no quemando la basura, buscando el reciclaje del papel utilizado para evitar la tala de árboles y sobre todo darnos cuenta de que este nuestro mundo es el único que tenemos, y Dios nos los dejó en buen estado. Es tiempo de actuar.

3
Liked it
Etiquetas: , , , , , ,
votar


One Response to “La contaminación tóxica, un problema que nos está alcanzando”

  1. Lo que más preocupa es que las grandes potencias mundiales, que son precisamente las que mayor cantidad de polución producen, no quieren implementar las medidas necesarias para frenar el desastre al que asistimos.

    Invito a leer un artículo relacionado con el clamor del planeta: http://autorneto.com/referencia/ecologia/gaia-un-grito-de-esperanzada-angustia/

Leave a Reply