content top

Cuestionario de amor

Las preguntas que nos hacemos cuando encontramos en la vida lo que siempre esperamos: el amor.

¿Un dia? El primero, el mágico, cuando la luz se cortó y casi sin vernos y tampoco sin tocarnos igualmente la magia trajo consigo a la intimidad con el brillo de tus ojos en los mios, casi susurrando, obligándonos a acercarnos a la distancia de un beso que no fue. ¿Otro dia? Ayer. Un dia distinto porque por primera vez nos abrimos para empezar a conocernos de verdad, gustos, costumbres e historias cruzadas en el ir y venir de contarnos las pequeñas cosas de la vida cotidiana de los dos. La vida real, no la fantasía. Y si. Quizás ayer decidí sin darme cuenta dejarte entrar en mi. Aunque sin darme cuenta no signifique no querer o no desear que seas parte de mi vida.

De hecho entraste en mi sin pedir permiso y yo quise permitirlo por motivos tan distintos ayer y hoy que se mueven rápido en el espacio de la aguja del segundero de un reloj.  ¿Un momento? Todos los momentos a tu lado, aun estando enojados cuando a la una y diez de la mañana ninguno de los dos podía dormir pensando en el otro. Yo por lo menos, obligándome a ser coherente y desde mi experiencia de vida aceptar la tuya, tan diferente que, debo confesarte, a veces me resulta difícil.  ¿Una persona? Mi memoria se ha vuelto tan selectiva que me ha puesto barreras tan estrictas que ya no recuerdo ni quiero recordar a nadie que no seas vos, pensando en pasado, guardando tiempos de rosas o tiempos de espinas en el fondo del cajoncito de las pequeñas cosas.  O en tiempo presente.

Pero ¿ves? aunque lo intento mi mente volvió a bajar la barrera y mientras espero que pase el tren de la vida ya no me deja hacer, decir o pensar en nadie mas que vos. ¿Y sabés? Es raro, pero acabo de verme a mí mismo en ése tren pero ésta vez no estoy solo. Estas vos conmigo.    Después, hablar de dudas o miedos tuyos o míos significa nada más ni nada menos que hablar de futuro, una palabra difícil para miporqué no sé cuál es mi futuro. De verdad no lo sé. Como tampoco sé porqué tu camino de ida y mi camino de vuelta se cruzaron por un momento para conocernos. ¿Destino? Mi ignorancia es tan grande que no podría ni empezar a a decir una sola palabra sobre el destino. Por eso no puedo hablarte de futuro o destino.  Pero puedo contarte de certezas. Y entonces te diria de personas ciertas o lugares ciertos, de mañanas soleadas o tardes de lluvia pero te mentiría, porque mi única realidad es saber y sentir muy dentro mio que me queres y te quiero.

5
Liked it
Etiquetas: , ,
votar


Leave a Reply