content top

Discurso día del profesor

Discurso conmemorativo para el acto del día del profesor.

Hoy, 17 de septiembre es el día del profesor, instituido porque el 17 de septiembre de 1894 fallecía José Manuel Estrada.

¿Por qué fue elegido José Manuel Estrada para representar a los profesores?

Porque con sólo 24 años (en 1866) se inició en la docencia, y al poco tiempo la recopilación de sus Lecciones sobre la Historia de la República Argentina se transformarían en un libro.

Aunque joven, era muy reconocido, tanto que el mismo Domingo Faustino Sarmiento lo nombró Secretario de Relaciones Exteriores y le encargó la enseñanza de Instrucción Cívica en el Colegio Nacional.

Su crecimiento ya no se detuvo: en 1869 fue nombrado Jefe del Departamento General de Escuelas; en 1874, Director de las Escuelas Normales y Decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (que había sido creada recientemente); y en 1876, Rector del Colegio Nacional.

Su justa fama de excelente docente y orador puede ser ilustrada con una anécdota alrededor de uno de sus más memorables discursos: transcurría el 24 de abril de 1877 cuando, exponiendo sobre la tiranía de Rosas, sacó a relucir sus excelentes virtudes en lo que terminó siendo un discurso apoteótico. Tan alto fue el impacto que causó su fenomenal oratoria que, al finalizar la conferencia, los alumnos y docentes lo siguieron en procesión por las calles de la ciudad. Cuando llegaron al pie de una estatua de San Martín, Adolfo Mitre, en nombre de los alumnos, improvisó un discurso para manifestarle a Estrada su apoyo y emoción.

Alumnos presentes, quizá hoy el profesor actual no es aquel que resalta los libros.

Paciente, catedrático, apóstol, con vocación, con presencia impecable y sobre todo modelo de autoridad y saber.

Nuestra sociedad hoy lo ha transformado y tenemos un docente que lucha por subsistir… y en esa batalla diaria, se encuentra con distintos grupos de alumnos y trata de ayudar a crecer, logra que algunos aprendan y conozcan el mundo del esfuerzo y de los logros positivos.

Así en su diario ir y venir se olvida de sus dificultades y escucha otros problemas, comprende las situaciones individuales e inculca responsabilidad, deseo de mejorar. Enseña contenidos que ajusta a la realidad que ve y rescata valores perdidos.

La tarea es muy dura, porque no todos los alumnos son iguales y el desinteres de una sociedad violenta e insegura se palpa en el aula.

Pero a pesar de lo “quijotesco”  de la empresa, muchos docentes dan afecto, dan oportunidades, se comprometen con el niño, el adolescente y el adulto que nos necesita. Y amamos y disfrutamos esta profesión que elegimos con el corazón, y no con el bolsillo.

Y con estas palabras de José Manuel Estrada, deseo despedirme. El dijo: “La educación del pueblo es la más noble y fructífera tarea a la que puede consagrarse la vida de un hombre y principalmente la del ciudadano de un pueblo libre”…

Ojala no se olviden de estas palabras nuestros gobernantes, ni el pueblo argentino y se valorice en nuestro suelo al docente que está educando al ciudadano, que luego tendrá en sus manos el destino de la patria.

Por eso para ese educador que estos días compartirá la jornadas con ustedes, yo les pido un pequeño reconocimiento, un simple “Feliz Día”, un apretón de manos en cualquier momento.

Y un fuerte aplauso de reconocimiento para todos los profesores presentes.

9
Liked it
Etiquetas: , , , , , , ,
votar


One Response to “Discurso día del profesor”

  1. sandra dice:

    re bien loos felicito soy profe de naturales (biologia)

Leave a Reply