content top

Acebo, las ramitas festivas de la navidad

A finales del siglo XIX, entre los preparados medicinales que se vendían en las boticas, estaban las hojas de acebo para el alivio de muchas e incontables dolencias, como el cólico, el sarampión o la tos ferina.

Es una bonita tradición la de adornar, en navidad los hogares, con las ramitas del acebo. Siempre verdes y lustrosas, sus puntiagudas hojas, entregan la promesa de una duradera vida. Sus bayas de color rojo intenso sugieren alegría y bienestar. Da la impresión de que el acebo trae consigo algo del murmullo del bosque y lo une al entusiasmo de navidad que prende en los días en que se frenan los afanes del mundo para tratar de que se haga la paz, y que exista el calor de la simpatía humana en el trato diario.

Fuente

El acebo ha estado presente en las celebraciones navideñas desde los primeros tiempos de nuestra era común. El la época romana se enviaban ramitas de acebo a los recién casados, y en las fiestas saturnales, que eran la fiestas de las cosechas en mitad del invierno, se hacían demostraciones publicas de gratitud obsequiándose mutuamente ramitas de acebo en señal de estimación y deseos de bienestar para la familia.

Crece solo el acebo en Europa, en Asia, en África y en toda America. Al invadir los romanos Inglaterra vieron el gran aprecio que tenían sus habitantes por el acebo. Para los Druidas era una planta sagrada. Y para que los espíritus de los habitantes del árbol no se vieran expuestos a las inclemencias del tiempo, llevaban ramitas de el a sus hogares.

Luego, en épocas posteriores, Inglaterra fue mas festiva gracias al acebo. Liberaba al hombre de los maleficios de las brujas, y pisar sus bayas, se creía, atraía la desgracia. Es el alimento preferido del petirrojo. Todas las casas, los templos, las esquinas y las plazas de Londres se adornaban con ramas y guirnaldas de acebo en los días cercanos a navidad.

Para los primeros habitantes de America del Norte les fue de gran valor el acebo. Los indios de la región de Pensilvania lo utilizaban como talismán, que les daba el valor y les aseguraba buen éxito el la batalla. Sus bayas rojas y duras sirvieron para adornos en la vestimenta y como medio de cambio en los negocios con otros grupos humanos. Y las tribus de Nueva Jersey usaron su blanca y dura madera para confeccionar los mangos de las hachas de batalla.

2
Liked it
Etiquetas: , , , , , ,
votar


Leave a Reply