content top

El secreto del alfabeto hebreo-jeroglífico

La semejanza entre el alfabeto hebreo actual y los caracteres jeroglíficos egipcios de hace siglos siguen sorprendiendo a los estudiosos.

Los textos jeroglíficos se leen generalmente de derecha a izquierda, como los textos hebreos. Las vocales no existen en las dos lenguas. En hebreo, ningún texto sagrado posee alguna vocal, solamente la tradición oral hebrea permite introducirlas al momento de leerlas.

Para los jeroglìficos es igual. Las vocales han sido introducidas convencionalmente por los egiptólogos con el fin de facilitar la pronunciación y la comprensión. Champollion no introducía vocales en su obra, quizá por dotar de mayor seriedad a su investigación, quizá por dejar una parte de misterio.

Así, la verdadera lengua de los antiguos egipcios no será encontrada jamás, pues la tradición oral ha desaparecido completamente. La traducción convencional es generalmente ajena a la pronunciación real de la lengua de los faraones.

La pronunciación actual trata de acoplarse a la pronunciación del copto, el griego, y el latín (sobre todo para el caso de los nombres de los dioses egipcios). Sin embargo, no hay ningún estudio serio que profundice sobre las semejanzas de la escritura jeroglífica y hebrea.

Si consideramos que los hebreos habitaron Egipto por un periodo de cuatroscientos treinta años como lo indican los textos, sería imposible que su lengua no tuviera afinidad con la lengua de los faraones. Las similitudes y las analogías entre las dos lenguas son muchísimas: palabras semejantes, los artículos, sufijos, nombres propios, los números, el nombre de los reyes, de los Dioses, etc. Hay que recordar que la parte más grande de la historia bíblica se desarrolla en el Antiguo Egipto, aun si no se menciona el nombre de Egipto claramente. Por las nuumerosas y utilisimas citas, la Biblia puede considerarse, sin duda, como una obra de egiptología. Sería más sensato privilegiar la pronunciación semita (árabe y hebrea), a la pronunciación copta, griega y latina.

Un estudio comparado de las grafías hebreas y los jeroglíficos confirmará que el pueblo que huyó de Egipto se impregnó de una cultura cananaea y fenicia. El alfabeto fenicio estaba compuesto por 22 letras, y la escritura jeroglífica por casi 3,000. Se necesitan no menos de 10 años para aprender la escritura jeroglífica, mientras que la escritura fenicia puede ser aprendida en un par de semanas.

Cada una de estas analogías corrobora lo que Sigmund Freud ya anticipaba: la filiación directa de los hebreos y los egipcios. Después de una comparación entre el alfabeto hebreo y el fenicio, los investigadores concluyen siempre que es una derivación directa del fenicio. Pero si, es cierto que la concordancia del número de letras (22) en cada uno de los dos alfabetos, es difícil de admitir una similitud entre cómo se forman, tal cual lo muestra esa tabla.

La teoría de una evolución en el tiempo de la escritura fenicia llamada “arcaica” evoluciona hasta llegar a la composición de las grafías hebreas es una teoría muy frágil. Los signos fenicios y hebreos no tienen mas una concordancia muy limitada.

Por el contrario, la evidencia de similitudes entre los caracteres hebreos y los jeroglíficos egipcios se manifiesta en su fonetica, en su forma, y muchas veces, en el valor simbólicos o la relación con los nombres, las divinidades y las creencias egipcias.

La escritura hebrea corresponde a una adaptaciònde los jeroglificos egipcios. La escritura hebrea es sin duda, un alfabeto “Hebreo-Jeroglífico” y algunas letras que no sufrieron modificación alguna, continuan siendo verdaderos y genuinos jeroglíficos.

5
Liked it
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,
votar


Leave a Reply