content top

La dama de la presa de los santos

La muerte de una dama, madre de dos hijos y que estaba felizmente casada, víctima de un espadachín que era todo un aprendiz de Don Juan y todo un bribón. Por unas cuantas monedas es ayudado por una celestina, que no sólo le diera de beber un somnífero a la dama, sino que además le abriera las puertas de su recámara.

En el segundo tercio del siglo XVIII, fue construida la presa de los santos, llamada así por las ocho estatuas de piedra en cantera rosa, que están sobre su cortina; el constructor se llamo Alejandro Durán Villaseñor.

Lo cierto es que en sus tiempos de riqueza y bonanza minera, esta presa surtía el vital líquido al mineral de marfil; lugar donde se dice, vivía un famoso espadachín, que se había vuelto famoso en duelos de honor y que ya era considerado, como toda una amenaza como un destructor de hogares; ya que generalmente como todo fanfarrón, solo buscaba el duelo con hombres pacíficos, que solo defendían su dignidad, y sobre todo con muy poca experiencia en los duelos cuerpo a cuerpo.

Tanto había corrido su mala fama, que ya hasta la misma iglesia, lo había ex comulgado, además de era señalado por toda la sociedad de la época, pero eso a él no le importaba en lo mas mínimo; él continuaba con su escandalosa, pecaminosa y desahuciada conducta.

Era el más odiado y seguramente hubo más de uno, que gustoso le hubiera quitado la vida con sus propias manos; por si fuera poco, algunas de las mujeres se le entregaban voluntariamente; concientes de que este solo las buscaba para satisfacer sus más bajos instintos.

Entre tales mujeres, hubo una de noble estirpe, madre de dos hijos; un verdadero ejemplo de dama y la cual se encontraba felizmente casada; Mas para este verdadero bribón e imitador de Don Juan, esto no fue impedimento alguno.

Ayudado por una celestina la cual, no solo le dio de beber entre sus alimentos un somnífero a la dama, sino que a cambio de algunas cuantas monedas de oro, le abriera la misma puerta de su recamara a este granuja.

Cuando la bella dama despertó y se dio cuenta de la bajeza de la que había sido victima, antes de sufrir la humillación y la vergüenza de que sus seres queridos la vieran así, en un arranque de desesperación, rabia y verdadera impotencia; decidió quitarse la vida, ingiriendo un poderoso veneno.

Desde entonces, a decir de los vecinos que viven cerca de este lugar, se cuenta que su triste figura se aparece por las noches, a la misma hora, vagando penosamente de la casa que esta debajo de la cortina de la presa, hasta la vieja parroquia de marfil; lugar a donde entra para caer de rodillas al pie del altar mayor; en ese mismo momento aparece también un cura, quién en lugar de darle la hostia, sin piedad, ni el menor miramiento, la expulsa del templo, y la mujer, sale corriendo llena de dolor, envuelta en llanto y regresa al que algún día fuera su venturoso hogar.

80
Liked it
Etiquetas: , , , , , ,
votar


Leave a Reply