content top

Una historia emocionante

Un hombre que ha pasado muchos sufrimientos al principio de su vida pero cada página de su vida va cambiando poco a poco.

Empecemos todo esto desde muy abajo, o digámoslo desde la raíz mas profunda, mis abuelos (padres de mi madre) eran agricultores, tenían una finca en la que se dedicaban a la siembra de algodón, (principal fuente de aquel entonces) en esa época el algodón Paraguayo se consideraba el mejor en todos los mercados internacionales, sobre todo en EE.UU., tanto fue así que en la actualidad es considerado de muy baja calidad. Como les decía, por lo general eran familias pobres, mi madre habrá terminado apenas el 4° grado que en aquel entonces era bastante superior para lo que es hoy en día.

Entre sus nueve hermanos ella era la tercera empezando del mayor para abajo, era chata pero muy guapa, con sus ojos marrones pudo conquistarle a mi padre, ese padre que nunca mas podré conocer.

Mi madre se apellidaba Ovelar mientras que mi padre Dávalos, se conocieron en una fiesta en la ciudad de concepción, en esa época mis abuelos ya se habrían mudado en la ciudad de Concepción, en un barrio llamado Villa Hermando.

Pasado un buen tiempo de noviazgo mi madre se casó, según comentarios fue una linda boda. “Fue en ese mismo momento en que las tierras de mi raíz empezaron a requerir abono y mucha fertilización”

Mis padres recién casados, se fueron a vivir en una ciudad fronteriza hacia el Norte con Brasil, formaron un hogar dulce que al pasar los años fue desmoronándose poco a poco.

Ya había nacido mi hermana Doni, la mayora entre mis hermanos, mis padres ya empezaban a tener problemas, el hombre que mi madre había conocido fue convirtiéndose en un criminal, lo malo de esto, fue que entre esos pleitos yo habría sido sembrado y lógicamente, ni siquiera habrán abonado mi tierra.

Pasaron los meses y ya se habrá notado el embarazo de mi madre, cuando justamente se habían divorciado ya con fuerza mayor.

Mi madre tubo que dejar en el abismo su ilusión de ser feliz en su hogar, y volver con sus padres, una hija en la mano y uno en la barriga. Por suerte sin tanta opción sus padres (mis abuelos) tuvieron que echarle una mano y decir que la vida sigue igual. Yo nací después de unos meces, tuve como signo “Leo”, fue un día miércoles tres de agosto de 1983 en época aun de la dictadura. Este niño sufrió pero tuvo que venir al mundo tal vez ya con la salud mental muy dañada, consecuencia del sufrimiento inmenso de mi madre.

4
Liked it
Etiquetas: , , , , , , , , , ,
votar


3 Responses to “Una historia emocionante”

  1. Bernie Evering dice:

    I do agree with all the ideas you have presented in your post. They’re very convincing and will definitely work. Still, the posts are too short for starters. Could you please extend them a bit from next time? Thanks for the post. – E Cigshttp://www.ecigator.com . . .

  2. I am dice:

    As I site possessor I believe the content material here is rattling fantastic , appreciate it for your efforts. You should keep it up forever! Best of luck. – Electronic Cigarette Wholesalehttp://www.ecigator.com . . .

  3. albert dice:

    thanks for your comments, I will have encuanta for next time. also wish you much success

Leave a Reply